La manera más fácil de proteger a un metal contra la corrosión uniforme se da usualmente al poner una protección entre el metal y los agentes corrosivos. Estas protecciones pueden ser una gran variedad de cosas: pintura o aceite sellador, o una solución electroquímica como una capa galvanizada de zinc

Puedes evitar la corrosión por picadura al proteger la superficie del metal, al impedir las fuentes ambientales de cloruro y al evitar hendiduras y rasguños. La corrosión por picadura es una forma de corrosión que ocurre en una escala microscópica pero puede tener consecuencias a gran escala. La corrosión por picadura provoca una gran preocupación en los metales que derivan su resistencia a la corrosión de una capa delgada de componentes pasivos en su superficie